MPF 2016: Road to WPF

analisis-fg-mpf-2016-wpfi

Desde sus primeras ediciones, el Mexican Pump It Up Festival ha sido escenario para la presentación de los mejores talentos en la historia del PIU, no sólo en México, sino a nivel internacional. De éste surgieron los exponentes que tomaron el WPF en dos ocasiones consecutivas desde 2005, también lográndose destacar en ediciones consiguientes.

Paulatinamente, México fue definiéndose como un punto de referencia de innovación según se celebraba un nuevo campeonato nacional. Patrocinadores como Samsung y Vodafone; foros exhorbitantes; la presencia de Yahpp acompañado de BanYa; shows exclusivos e irrepetibles de medio tiempo, como los intérpretes de los temas de BanYa en español o Yahpp mezclando en vivo; y la revelación de nuevas versiones de PIU son algunos ejemplos de lo fue moldeando a México para ser una de las naciones sede del WPF. Así pues, ese continuo éxito construido durante años desembocó en la caída de un reino que hasta el día de hoy no ha conseguido volver a erigirse, y cuyo estandarte sólo ha quedado en el recuerdo.

MPF 2016 es, en cierta perspectiva, una de las ediciones más memorables del campeonato nacional hasta el momento. La actual administración mexicana de supporters dejó una estela de brillo decadente tras su segunda puesta en escena del festival, sintiéndose incluso flojo en comparación con el sentimiento que dejó la aún más simple pero bien abordada celebración de 2011.

De cierto vimos cosas nuevas, tanto de manera positiva como en el aspecto contrario, y otras no tan nuevas que en mi opinión, dejaron un mal sabor de boca. Esto tanto para quienes de provincia asistimos para disfrutar del campeonato, como para quienes alguna vez fuimos supporters con la ilusión, misión y esperanza de hacer brillar a nuestro estado en el firmamento nacional.

Como tal, éste es un análisis retrospectivo sobre los aciertos, pero sobre todo, desaciertos logísticos que fueron emergiendo en el transcurso del MPF 2016, de los cuales se tratará a continuación en diferentes segmentos.

Setting: ¿Por qué crees que juegas mejor con tus zapatos viejos?

“La confianza es la madre del descuido.”
– Baltasar Gracián

El Foro Cultural Azcapotzalco, para efectos del MPF y la actual situación nacional, resultó contar con las características suficientes para el desarrollo del campeonato, incluso frente al recinto que albergó a su edición 2011. Su capacidad para 900 personas logró dar aforo a asistentes locales y del interior de la república, así como a VIP y participantes en áreas definidas de manera previa.

Adornado con vistosas y elegantes lonas ataviadas con motivos de toda la serie de entregas de PIU, el escenario no pudo evitar ceder protagonismo a unas entidades inanimadas que destaparon la falta de previsión de los organizadores: un conjunto de máquinas Prime y un desolado y en todo momento inútil proyector de video.

El patrocinio de Terra Video aportó al evento tres máquinas con ejemplares de Prime, gesto que trajo consigo obvios problemas colaterales al desarrollo del campeonato. Tras haber comenzado tarde el evento, el que los asistentes viéramos desfilar al staff sobre el escenario para dar limpieza con gasolina a los pads y retrasar el comienzo del evento era el menor de los problemas que estas iban a desencadenar. Las máquinas hicieron su debut con la ronda de eliminatorias de la categoría Speed Varonil, que en su calidad de nuevas, causaron que diversos jugadores, incluyendo favoritos, fallaran en pasar a la siguiente ronda a falta de calibración previa.

Haciendo un paréntesis técnico, ya sea como supporter u organizador de eventos de PIU, uno de los puntos básicos a garantizar es la operación óptima de los pads, lo cual obviamente influye en la calidad y fidelidad del puntaje del jugador durante su participación. Y propinando una analogía menos técnica, ¿por qué crees que juegas mejor con tus zapatos viejos?

El que fue tal vez el protagonista más patético de todos, sin duda se trata del proyector de video, situado en la parte frente media del escenario. No precisamente contando con la mejor presentación de todas mientras se posaba sobre una caja de huevos con una lona sobrepuesta, el proyector no significó utilidad en absoluto durante todo el campeonato. Cuando los asistentes comenzaron exigir el uso del proyector avanzado el evento, el presentador comentó que éste sólo iba a ser utilizado al cierre de éste para desplegar los resultados finales de cada categoría. Lo cual, nunca sucedió. Acto seguido, el staff comentó a la audiencia que el proyector no podía ser conectado al MK de la máquina central a falta de un cable específico de video. Y para colmo, el presentador preguntó irónicamente a la audiencia si era posible que alguien trajera dicho cable para hacer uso de éste, aun pese a estar consciente de las reglas sobre los objetos que los asistentes no podían introducir al recinto. En resumen, un adorno tecnológico costoso que inmediatamente desató y sigue desatando una anticipada polémica.

Intentando salvar un poco este segmento, cabe destacar que uno de los aciertos de haber contado con dicho foro, fue el juego de luces con que contaba el recinto. Ideal para brindar mayor emoción a las rondas finales de Speed y para los participantes de Free Style que lo requirieran. Sobre todo porque este año, esta última categoría sólo puede definirse con las siguientes dos palabras: LED wearables.

Organización: Un campo minado

“La vida es aprendizaje, cuando dejas de aprender, mueres.”
– Tom Clancy

A pesar de haber iniciado el ingreso de los asistentes y jugadores después de la hora prevista y la limpieza adicional de las máquinas, resultó un tanto alentadora la interacción con el público previa al campeonato. En ésta, elementos del público pudieron hacerse acreedores a mercancía oficial de PIU por el solo hecho de ganar una reta contra alguien más. Y tras esto, nada elevó más la expectación de la audiencia más que el performance del niño menor de 10 años con “Follow Me” de SHK. Sin embargo, a pesar de la mecánica con el público, el augurio del menor al comentar que los pads no funcionaban del todo bien no se comparaba con los problemas en emerger avanzado el evento.

Hasta cierto punto, podría considerarse a la organización del evento directamente responsable de ciertas repercusiones negativas hacia los participantes, originadas principalmente por la forma en cómo se abordaron las rondas y cómo se llevaron ciertas situaciones emergentes.

Uno de los acontecimientos más notables del evento, específicamente de la categoría Speed, fue el hecho de que los participantes jugaran sin sonido en dos máquinas de tres disponibles (denominadas, según tengo entendido, “rondas sordas”). En tiempos de antaño, dicha mecánica hubiera resultado útil para un evento con un número considerable de participantes en la ronda preliminar. Sin embargo, en este punto del tiempo, dicha mecánica no es una opción a considerar. Según la cláusula D de las reglas para la categoría Speed de WPF 2016, “Very hard Judgement (VJ) será aplicado para cada juego”. Por ende, una minúscula diferencia de siquiera un milisegundo entre el desfase del juego y el sonido puede significar el triunfo o el fracaso de un jugador en pasar a la siguiente etapa.

Relacionado de igual manera con el manejo del sonido, la falta de coordinación entre el equipo del recinto a cargo del sonido y la organización fue más que evidente. Es cierto que la mayoría de los jugadores están acostumbrados al “ruido ambiental” de los locales en los que practican. Sin embargo, dada la calidad de campeonato nacional, las fallas de sonido, variación de volumen en este caso, no es algo que deba permitirse ni consentirse. Dicha situación es potencial para repercutir directamente en la concentración de los competidores, y por ende, afectar a su desempeño y resultados.

Por último, las múltiples inconsistencias en tanto a la aplicación de las reglas fue uno de los puntos más notables de la organización. Las reglas contempladas para el evento deben ser respetadas en todo momento al ser completamente inapelables y absolutas. Ya sea que se hayan debido de aplicar por igual, como en el caso de la primera ronda de Speed Varonil; o en casos específicos como la actitud anti deportiva de Frida en su ronda contra Sury, cuya medida a tomar se establece en la cláusula #2 de la última sección del reglamento de WPF 2016.

Supporters y staff: ¿Dónde estás, hermano?

“La calidad, si no está engranada en la organización nunca será realidad.”
– Phil Crosby (Reflexiones sobre calidad, 1995)

Una vez que el staff dio luz verde para comenzar el ingreso de los asistentes, el desenvolvimiento de sus integrantes a la entrada del recinto me generó una impresión lo suficientemente buena como para esperar un desempeño impecable durante el evento. Para mala fortuna, no fue del todo lo esperado. Esto resulta comprensible, más no justificable, para un miembro del staff, y mucho menos para un supporter.

A pesar de haber suficientes integrantes del staff para dar sustento al evento, algunos de los supporters presentes resaltaron en dos situaciones distantes: tanto por su involucramiento como por su falta de involucramiento en el evento, lo cual inclina bastante la balanza en tanto a la carga de trabajo logístico.

A continuación, haré mención de una anécdota personal particularmente relevante. La celebración de MPF 2011 fue mi primer experiencia relacionada al universo PIU fuera de mi natal Colima, tanto como jugador como supporter. Y aunque estaba realmente emocionado de ir a mi primer nacional, prevaleció en mí la cordura y la misión que tenía como supporter. En pocas palabras, iba a trabajar y a apoyar en el evento. Ciertamente, en ese tiempo nadie me conocía ni me ubicaba siquiera. Ni como supporter, ni como el chico que escribía en FG. Una vez me entregaron mi gafete y entré al recinto, sabía que debía de hacer honor a mi cargo y desempeñar las labores que se me instruyeran. Y sin una pizca de duda, eso fue exactamente lo que hice… mientras que los supporters cononocidos, quienes que me habían delegado mi responsabilidad, cotorreaban con los asistentes e inclusive se tomaban fotografías. Pese a que en la junta de retrospectiva posterior al campeonato revelaron mi identidad, yo ya me había llevado un cierto desencanto de la administración mexicana, lo cual perdura hasta el día de hoy, por desgracia.

Tal y como comenté en la introducción de este análisis, los que alguna vez fuimos supporters, nos postulamos con la ilusión, misión y esperanza de hacer brillar a nuestro estado en el firmamento nacional. Es triste que haya personas que no sepan valorar, o incluso hayan olvidado el significado de ser supporter.

Otro de los puntos más notables tanto de miembros del staff como de los supporters presentes fue el evidente desconocimiento del reglamento, a lo cual se atribuye su falta de autonomía durante el evento. Sin el afán de querer mostrar una experiencia imperante, en mis tiempos como supporter (alistado en 2007), el conocimiento de las reglas era un elemento fundamental y sagrado para cada miembro de la administración, inclusive para los helpers. Al igual que el punto anterior, es comprensible, pero no justificable para un miembro del staff. Precisamente porque un miembro del staff puede desarrollar una actividad al azar, debe de estar preparado para cualquier situación. Lo mismo va para los supporters. Aquí mi recomendación sería que en eventos de esta índole la organización se olvidara de rangos. Que el staff se viera reducido a un sistema homólogo que delegue responsabilidades específicas. Teniendo claras las cosas, se pueden canalizar mejor.

Locución: O me ayudas o me estorbas

“Para triunfar es necesario, más que nada, tener sentido común.”
– Napoleón Bonaparte

Como en todo evento, es bastante conveniente la presencia de un presentador carismático que se dirija a la audiencia. Cabe mencionar que en mi interés por la locución y el doblaje, reconozco que el presentador de MPF 2016 contaba con una voz fresca, juvenil, impostada, pero sobre todo, ideal para abordar el programa. Sin embargo, la falta de control y posible experiencia dejó mucho que desear de la voz al frente del campeonato.

Todos los que somos jugadores sabemos que el momento del performance de un competidor es algo intocable. Por ende, no se debe de propiciar una situación que provoque lo contrario. Pero aun así, se hizo latente en tres casos. Primeramente, el provocar distracción en los competidores al pedir porras a los asistentes, lo cual repercute directamente en el nivel de concentración del jugador, y suele reflejarse en la pérdida pronta de combos. El segundo caso es la “provocación” de inestabilidad anímica del jugador antes de siquiera subirse a jugar. ¿Cómo es esto? El simple hecho de preguntar “¿Quién creen que vaya a ganar?”. Parece algo inofensivo, pero puede tener sus consecuencias. Y en tercer lugar, las múltiples interrupciones de mal gusto durante el performance de los jugadores, sobre todo aquellas en las que por momentos bajaban el volumen el sonido para pedir la presencia de Rodo. Como comenté anteriormente, el momento del performance de un competidor es algo intocable.

Otro de las situaciones de mal gusto con respecto a la locución del evento, fue un momento previo al inicio del campeonato. Al inicio del segmento interactivo con el público, un miembro del staff tomó el micrófono y eventualmente adoptó una actitud y lenguaje faltos de cortesía. Algo lamentable en el prólogo. Por otra parte, también cabe mencionar los rellenos del presentador durante la última ronda de Free Style. ¿Qué sentido tiene hacer mención de su ID-PLAYER (el cual debería de ser PLAYER-ID)? Honestamente, en gran parte de mis publicaciones agrego textos relevantes como idea secundaria, pero nunca como relleno. Simplemente no tiene sentido. ¿Cómo se hubieran sentido si fuera su CURP, RFC o número de seguro social? Tal vez el ID-PLAYER no tenga el mismo peso que ninguno de los anteriores, pero en esencia, es exactamente lo mismo.

Conclusión y exhortaciones

“Mis errores han sido mis grandes mentores.”
– Steve Maraboli

Con honestidad, admito que en mis primeros eventos como supporter cometí un sinnúmero de errores. Pero lo importante de los errores es el aprender y sacar partido de ellos en el futuro. El realizar una búsqueda en retrospectiva por situaciones que pudimos haber previsto, las cuales nos ayudarán a fortalecernos y a crecer con el tiempo.

Espero esta publicación sea tomada como lo que es, un análisis retrospectivo sobre el  MPF 2016, concebida con el propósito de ser punto de referencia para quienes llevan a cabo torneos y campeonatos, pero sobre todo, para los que están abiertos a aprender de otros para mejorar la calidad de su trabajo.

Fotografía: Hetkia Photo

2
Comments
  1. Miguel Ángel dice:

    Disculpa la entrada para espectadores será gratuita o se cobrará la entrada? Y si es así cuánto sería?

    1. Omikron Delair dice:

      Hola Miguel,

      La entrada será gratuita pero habrá cupo limitado. Para asegurar tu lugar, te recomendamos conseguir un asiento VIP.

      Para mayor información, visita la página de Facebook de AndamiroMx con respecto a este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.